Galería

¿Todavía no te has enterado qué es la Exposición Vocacional ENREDADOS, échale un vistazo...

Solucionar esta crisis es cosa de todos

Sacerdotes mayores, enfermos y sobre todo escasos. Seminarios, en su mayoría, casi vacíos. Dicen que crecen las vocaciones religiosas, no así las respuestas a la llamada sacerdotal. ¿Qué va a ser de nuestras parroquias de aquí a unos años? Quizá se nos pasa por la cabeza alguna respuesta del tipo "no sé, pero no puedo hacer nada para evitarlo". Al menos es la respuesta que me dio un amigo hace unos días. Me da que pensar. ¿Nada? Al menos te queda la oración, le dije.

Esta semana interrumpimos la catequesis sobre el noviazgo para hablar de esto a propósito del Evangelio de la Misa del pasado viernes: la vocación de los doce apóstoles (Mc 3,13-19).

"En aquel tiempo, Jesús, mientras subía a la montaña, fue llamando a los que él quiso, y se fueron con él. A doce los hizo sus compañeros..."

Es curioso. Me llama la atención eso de que el Señor fuese llamando "a los que Él quiso", pero más aún me llama la atención el ver cómo esa gente no era ni por asomo lo mejorcito del barrio. No, no llamó a grandes personalidades, gente importante, rica e influyente. Sus apóstoles fueron gente del montón, como tú y como yo. Gente sencilla, pescadores, pecadores, cargados de defectos.

La comunidad del Seminario visitamos las dos parroquias de Mengíbar




https://photos.google.com/share/AF1QipNyW82sQRrH9tqzEfUnLENVyfsP7AjJbFqQpNDpDmbyXIbfTYlQmki_oAr-BgdeTQ?key=UWlEXzl3YnBLTzQ1cWlja1JINk81ZS1TZjhKX1pB

El pasado domingo día 22 tuvimos la suerte de visitar las parroquias de san Pedro y la Inmaculada en Mengíbar.

A primera hora de la mañana llegamos al pueblo. D. Antonio Lara, Delegado Diocesano de Liturgia y párroco de san Pedro nos esperaba en la plaza de la Sombra, junto a la torre que la preside. Allí estaba también D. Sebastián Barahona, cronista de la villa, que nos hizo una sucinta explicación sobre la fachada de la iglesia que poco después íbamos a visitar. Entre él y D. Antonio conocimos la historia y entresijos de dicho templo del siglo XVI. Entre otras curiosidades, supimos que los restos de Isabel la Católica habían sido velados allí en su traslado desde Medina del Campo a la Capilla Real de Granada.
Tras ello pudimos subir por la torre de la plaza, desde la que divisamos las formidables vistas que rodean a todo el valle del Guadalquivir.

A las 11:30 asistimos a la celebración Eucarística en la parroquia de la Inmaculada. Previo a esto D. Raúl Contreras, su párroco y vicario episcopal de Culto, Espiritualidad y Vocaciones específicas, junto a D. Juan Francisco, el que fuera uno de sus párrocos anteriores y actual rector del Seminario, nos relataron la historia de dicha parroquia, reconstruida hace pocos años gracias a los generosos donativos de sus feligreses. La Misa con niños se desarrolló en un ambiente de fiesta y celebración en el que todos, tanto niños como jóvenes y adultos, disfrutamos.

https://photos.google.com/share/AF1QipNyW82sQRrH9tqzEfUnLENVyfsP7AjJbFqQpNDpDmbyXIbfTYlQmki_oAr-BgdeTQ?key=UWlEXzl3YnBLTzQ1cWlja1JINk81ZS1TZjhKX1pBTras ello, parte de los seminaristas nos desplazamos a los salones parroquiales con los jóvenes de Kairós y YouCat para relatar nuestro testimonio vocacional y responder a sus preguntas. Los seminaristas de los tres primeros cursos quedaron en la parroquia para hacer lo propio con los chavales más pequeños de la comunidad.

Acabado todo, junto con gran parte de esos jóvenes y gente de la parroquia, compartimos un rato agradable acompañado de refrescos, aperitivos, paella y dulces. Si hasta ahora todo estaba saliendo de manera extraordinaria, esos momentos de convivencia fueron realmente enriquecedores y de profunda hermandad.

Muy agradecidos por la gran acogida recibida, sobre las 17h volvimos al seminario con ganas de regresar y revivir esta experiencia.

"Siempre alegres en el Señor" Oración Vocacional de Enero 2017


https://photos.google.com/share/AF1QipOkb8HDj2Y64DgsncyoxwUFx1G1MGw9LHS7Q-1ZgPvvLahShQhH_NisCp0Uc77Pbg?key=dHV1V05ENi02VDloTUdmam4zNExlUWxyMmdKak5B
Hace unos días, sumergidos en el contexto de la Navidad, dábamos inicio a un año nuevo, que para cualquiere persona se presenta como un año con nuevos retos, propósitos, seguirt avanzando en la vida; pero que para un cristiano además de esto tiene un sentido más profundo:  avanzar en el camino de la mano de Jesús. Por eso en esta primera oración vocacional del año quisimos de una manera u otra presentarle al Señor toda nuestra vida y proyectos, y siempre con una motivación fundamental, como decía el lema de esta ocasión: "Siempre alegres en el Señor".

Las personas que nos reuníamos para orar por las vocaciones el pasado 19 de enero tuvimos la oportunidad de orar y reflexionar junto a Jesús Eucaristía la importancia de la alegría en un cristiano. Para ello nos ayudaron los cantos, las meditaciones de la palabra, la experiencia propia de Santa Teresa de Calcuta y la oración en comunidad. Estar con Jesús en oración siempre es motivo de alegría y esperanza que nos dan fuerza en las situaciones más complejas. La Iglesia sigue necesitando personas que entreguen su vida a Cristo y a los demás para seguir extendiendo su semilla, la semilla del Reino. Si juntos oramos para aportar nuestro grano de arena, nuestro compromiso, que es también don del Señor, podremos también llevar a los demás ese mensaje de Amor tan necesitado.

Amigo invisible 2017

https://photos.google.com/share/AF1QipMwD79gRD6CYWMJRUE6cEXvQ-p7gaLSfkfMxSHRmWUvZRPOCUDJVHKLKQZy9jgTGw?key=d2RGT2hXbEV5YlhoZFB5TmNHZUN4eEZTS1NDeEZ3


Como todos los años, en el Seminario tenemos la costumbre de organizar para después de las vacaciones de Navidad el popular "amigo invisible" en el que participamos la Comunidad del Seminario Mayor, el Seminario Menor y las Comunidad de Religiosas Mercedarias que viven en el Seminario.

Es una oportunidad para hacer convivencia y agradecer con los regalos la fraternidad de la familia que formamos en el Seminario. Este años los encargados de repartir los regalos han sido nuestro tres compañeros nuevos. Os dejamos las fotos.

Convivencia Vocacional de Enero 2017



https://photos.google.com/share/AF1QipOEQG4KR2gSdBXDb5Qgo3yOsz8I86qwVSzsWbyM1VCPxdUwgReSBDKH9QTeJnthXQ?key=VGx2RjZUbVNGLUVodUNYRVh4WG5HRzFPbUVqZFh3
Los pasados días 14 y 15 de enero, el Seminario acogía la primera Convivencia Vocacional de este nuevo año. Fueron en total unos 10 chicos los que participaron en la convivencia, provenientes de distintos pueblos de nuestra diócesis, de Jaén, Úbeda, Cambil, Ibros y Sabiote. En esta ocasión la convivencia ha estado orientada en la vida de Santa Teresa de Calcuta, y por ello el lema ha sido "El que no vive para SERVIR, no sirve para VIVIR". La principal vocación cristiana es la santidad, que se concreta luego en las diversas formas de vivencia cristiana, como son principalmente, la vida matrimonial, la vida consagrada o la entrega generosa a dar la vida continuamente por el evangelio por los demás. Por eso este testimonio de vida cristiana como es el de Santa Teresa es un buen prototipo para que los chicos que han participado en esta convivencia se hagan conscientes de que hay y ha habido siempre personas que han dado su vida por Cristo, y muy especialmente en el rostro de los más pobres, de aquellos que para la sociedad no cuentan apenas nada. Es ahí también donde Jesús nos hace su llamada.

Toda esta intención se ha llevado a cabo con numerosas actividades. Entre ellas la catequesis vocacional con tintes dinámicos, el deporte, los diálogos con los seminaristas y formadores, el rosario vocacional, la oración y una gymkana. Y lo más específico también de esta convivencia, y en el contexto de la fiesta de San Antón, todos pudimos participar de la tradicional hoguera que tuvo lugar en los patios del Seminario. Durante esas horas pudimos compartir también una barbacoa y momentos de convivencia especiales.
Pero no podemos olvidar que el centro de estas convivencias es la Eucaristía. El domingo nos dirigíamos a la Parroquia de San Pedro Pascual para celebrar junto a su comunidad parroquial la Misa. Los chicos de la convivencia participaron realizando las lecturas, preces y cantos. En resumen han sido unos días intensos, con oportunidad de aprender de la mano de Santa Teresa de Calcuta que la santidad es posible a través del rostro de los más necesitados.