Galería

¿Todavía no te has enterado qué es la Exposición Vocacional ENREDADOS, échale un vistazo...

Vigilia de Oración en el Día de Nuestra Señora de Fátima


https://photos.google.com/share/AF1QipNnZIcu93_kNktF-wlmZlegBvsLr5rrevzy89wfkFqiedZNIyRYfKeHUgtaB1DOAQ?key=X2xERDV0Wmc0TFg1azNlOWtVTEZIRU5EcTBveHBn

Con motivo de los 100 años de las apariciones de Fátima el Papa Francisco invitaba a todos los fieles cristianos a una Vigilia de Oración el día de Fátima para orar de forma especial por las intenciones de la Iglesia y el Santo Padre.  Desde que el 27 de novimbre 2016 se inauguró el Año Jubilar de Fátima la Iglesia nos da la oportunidad de acercarnos a María para ser junto a ella, como expresa el papa Francisco "signo y sacramento de la misericordia de Dios que siempre perdona". Además el Santo Padre por este año especial anunció la concesión de indulgencia plenaria, en el documeno se indica: "A los fieles que visiten devotamente una imagen de la Virgen de Fátima expuesta a la veneración en iglesias, capillas o lugares adecuados en los días del aniversario de las Apariciones (día 13 de cada mes, de mayo a octubre de 2017), participen en celebraciones o oraciones en honor de la Virgen María, recen la oración del Padre Nuestro, reciten el Símbolo de la Fe (credo) e invoquen a Nuestra Señora de Fátima..."

Es por este motivo que también la Comunidad del Seminario participamos en una Vigilia de Oración el día de Nuestra Señora de Fátima el pasado 13 de mayo. La oración la realizamos con la exposición del Santísimo Sacramento en el Convento de Carmelitas Descalzas de Jaén. Ambas comunidades nos uníamos ante el Jesús Sacramentado para rezar las Vísperas y tener una oración a la misma vez que el Papa Francisco se encontraba en el Santuario de Fátima con miles de peregrinos orando. En sus palabras expresaba al mundo entero:  «Si queremos ser cristianos, tenemos que ser marianos, es decir, hay que reconocer la relación esencial, vital y providencial que une a la Virgen con Jesús, y que nos abre el camino que nos lleva a Él…».

Después de las Vísperas y de la reserva del Santísimo Sacramento hicimos el ejercicio de las flores a María motivados por su Sí generoso al Señor y teniendo a María como verdadera maestra de vida espiritual. Al acabar saludamos y le dábamos las gracias a las madres carmelitas por su invitación a esta vigilia de oración.